No me etiquetes.

Hoy quiero reflexionar un poco contigo. Y conmigo misma, que también hace falta revisarnos de vez en cuando.

Hace tiempo que escuchamos el adjetivo “curvy” en la industria de la moda (y en todas partes, mamás curvys, mujeres curvys.… ) Al principio pensé, mira que bien que se intente escapar un poco de todo ese rollo de las modelos con poco peso, de ese ejemplo que le estamos dando a la juventud, a la sociedad, ¡ya era hora! Pero con el paso del tiempo empecé a ver más y más cosas sobre este movimiento y creo que cada vez me gusta menos.

Antes de que se me echen los perros encima, os diré que me horroriza que el modelo de modelo, nunca mejor dicho, sea “cuanto más delgada, mejor”. Me horroriza. Pero ha llegado un momento, que, por tal de luchar contra eso, está saliendo lo contrario, gente con sobrepeso y obesidad, diciendo que eso es lo normal y que salgamos a lucir nuestro cuerpo real. Que sí, que me parece muy bien que salgamos a lucir nuestro cuerpo seamos como seamos, que nos queramos más y mucho , ojalá así fuera.

Pero claro, de repente ves que se está intentando normalizar también la obesidad. Y eso es otra enfermedad, al igual que lo son el extremo de la anorexia y la bulimia. Para mí es igual de malo que se promueva una cosa que la otra. Si tienes obesidad, no es que no puedas quererte a ti mismo, ¡faltaría más! Pero simplemente creo que nos estamos yendo hacia el otro extremo (y malditos extremos…).

Algo que no es saludable no debería cogerse para defender algunas ideas. Todas las mujeres somos reales. Hay mujeres delgadas por constitución, otras con curvas. Lo que deberíamos hacer es dejar de lado las etiquetas sobre el aspecto físico que sólo nos dañan a nosotras mismas. Defiende el amor propio y la autoestima, es lo que te hará feliz.

No quiero modelos tan curvys que si fueran a un médico les diría que por salud deben bajar de peso. No quiero modelos tan delgadas que si fueran a un médico les diría que por salud deben subir de peso. No quiero que se juegue con el físico para defender el amor propio. NO. No tienes que quererte más si tienes la 32, pero tampoco tienes que quererte más por tener la 56.

Tienes que quererte más porque TÚ ERES MARAVILLOSA. Tienes que quererte más porque eres SUFICIENTE, no necesitas nada de eso que venden para ser feliz. Tienes que quererte más y por eso debes luchar por estar SANA, con un peso saludable, ni mucho ni poco. Tienes que quererte más porque tu cuerpo es ÚNICO, tengas más o menos curvas.

Tenemos que querernos más y mejor. Tenemos que dar ejemplo a nuestros hijos y hacerles ver que el amor por uno mismo no puede depender de un adjetivo global. Me da miedo pasar de un extremo a otro así. ¿Por qué no dejamos las etiquetas a parte? ¿Por qué no les enseñamos que las únicas etiquetas que necesitan son salud y autoestima

Ojalá sea capaz un día de transmitirle a Sofía que no necesita ser fisicamente de ninguna manera para ser feliz. No necesita ser alta, bajita, gorda, delgada, con pelo largo, corto, mucho pecho, poco… Porque sea como sea ella, será maravillosa, única, especial y bella. Que al final el “curvy” es sólo otra manera de vender vaqueros, nada más. Que no se tenga que meter a las personas en un saco o en otro, la solución no creo que pase por ahí.

Y si alguna etiqueta me gusta para describir un físico es SALUDABLE. El resto… sobra.

Pero esto es sólo una reflexión, hazla conmigo y cuéntame, ¿qué piensas? ¿Es, como todo, cuestión de marketing y vender?

Sonríe, sobran motivos, y tu cuerpo, tal y como es, es uno de ellos.

Marta

24 ideas sobre “No me etiquetes.”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: