EL postparto. Todo lo que no ves.

Hoy quería subir una entrada para hablaros de un problema físico que he tenido estas semanas. Como ya sabéis, os lo conté en Youtube y, como siempre, en mi Instagram, llevé un embarazo bastante saludable y además en forma hasta el día de dar a luz.

Adapté el deporte según el momento por el que estaba pasando y la verdad es que llegué bastante bien a la semana 41. Tuve un parto muy bueno (tengo pendiente escribir un post sobre ello, aunque lo he intentado y se me queda ahí a medias) así que, a parte de los dolores normales las semanas siguientes, el cansancio y agotamiento propio de una mamá reciente y el baby blues, no tardé mucho en encontrarme bastante “a tono”.

Ya os he dicho muchas veces que el deporte para mí no es sólo eso, es una herramienta que utilizo para mantener “la cordura”. Me desconecta de mi mundo de agobios constantes, me relaja, evita que esa pequeña parte de mí que vive con el TCA reaparezca y mil cosas más. Así que en cuanto acabé la cuarentena, empecé con él.

Es cierto que empecé despacio, con yoga post parto, algunos ejercicios de pesas adaptados y caminando muchísimo. Pero cuando Sofía iba a cumplir los 4 meses me encontraba tan bien (prometido, me encontraba ¡súper en forma!) me apunté a clases de ballet. Al principio todo fue genial, cogí el ritmo en apenas dos semanas y sentía que estaba volviendo a ser yo, deportivamente hablando.

Pero cuando llevaba dos meses y medio yendo a clase, sufrí una lesión. Al principio parecía una lesión “normal”, de las que le pueden pasar a cualquiera que practique un deporte. Me recuperé bastante rápido pero la semana pasada, volvía a aparecer. Mi fisioterapeuta ha estado varias sesiones intentando solucionarlo, pero parece que esta vez no se va a ir tan fácil.

Diagnóstico: Todas las lesiones de mi pierna, que iban desde dolor en los abductores, sartorio y hasta el glúteo medio, venían a causa de que mi pelvis aún no estaba colocada en su sitio después del parto. El ballet es un deporte muy exigente a nivel articular y muscular, y mi cuerpo no estaba preparado para él. Deciros que mi suelo pélvico sí que esta bien, ya lo habíamos mirado, pero NO SÓLO ESO CAMBIA TRAS EL PARTO.

Al final la conclusión fue que yo había empezado un deporte para el que no estaba preparada internamente antes de tiempo. Y digo internamente porque yo me sentía GENIAL. Estaba en forma, tenía masa muscular suficiente, vamos, que si me vieran bailar probablemente no dirían que había dado a luz en el ultimo medio año.

PERO el post parto es mucho más. Yo he aprendido a base de pegarme el tortazo. Ahora tengo un dolor bastante fuerte en toda la pierna derecha, que me impide hasta jugar bien con mi hija. Y todo porque no le di tiempo a mi cuerpo para que volviera a su sitio.

Sé que vemos mujeres haciendo cosas increíbles en internet a pocos meses de dar a luz. Yo he sido una de ellas. Probablemente has pensado “Madre mía, que bien que estará para poder bailar con tan poco tiempo”. Hoy vengo a decirte que NO. Que no estoy bien y que lo que he hecho no esta bien. Que hay que dar tiempo, que hay que saber esperar, que dar vida a un nuevo ser no es sólo estar 9 meses por y para él. Ni siquiera es sólo revisar el suelo pélvico. Es mucho más. MUCHO.

Y con esto no os digo que no hagáis deporte después del parto, para nada. Os aconsejo que vayáis a profesionales. No los tenemos de manera gratuita, por desgracia, pero es necesario si quieres hacerlo. Que ellos te digan que SÍ y que NO. Que no es todo o me tumbo en el sofá o me voy a correr una maratón.

Sé que ahora voy a volver al deporte con algo de miedo, pero no penséis que lo voy a dejar. Simplemente me voy a informar por profesionales que me digan qué y cuándo puedo hacer las cosas. Porque sabéis lo que amo el deporte, lo que amo el ballet. Pero, ¿sabéis que amo por encima de todo? LA SALUD.

Ojalá esto ayude aunque sea a una persona a sentarse y hablar con verdaderos profesionales antes de tomar una decisión precipitada. Son etapas de nuestras vidas muy delicadas y TODAS las decisiones que tomamos importan. Todas.

Ánimo con el post parto. Ya habrá tiempo de retomar nuestra vida normal.

Sonríe, el postparto pasará.

Marta.

9 ideas sobre “EL postparto. Todo lo que no ves.”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: