Puedes contar conmigo.

La maternidad humaniza.Es algo que nunca había pensado. Cómo cambiaba tu forma de ser al ser madre, no solo con tu hijo y tu pareja, si no con el mundo en general. Y después de 9 meses en este maravilloso estado de maternidad, puedo asegurar que si algo ha hecho, es humanizarme.

Ahora soy más paciente. Puedo esperar sin desesperar, puedo entender si alguien se retrasa o puedo pasar por alto alguna palabra que no me haya caído bien. Todo porque puedo entender que esa persona no haya dormido esa noche. Que lleve días sufriendo porque tenga problemas de salud o familiares. Porque puedo entender que se haya retrasado sin quererlo, por mil y un motivos.  Porque sé que puede tener un mal día, como todos.

Ahora soy más amable. Puedo sonreír a desconocidos simplemente porque miran con cariño a mi hija o a mi familia. Me sale más aún el ayudar a quien lo necesite si está en mi mano. Pregunto más a la gente de mi alrededor cómo están, cómo se encuentran y cómo se sienten. Porque yo he necesitado esa sonrisa. He necesitado esa ayuda. He necesitado esa pregunta.

Ahora soy más cariñosa. Este punto es obvio. Tener un hijo es conocer el mayor amor que vas a tener en tu vida y sin quererlo repartes más amor aún con los demás, pues tú lo sientes.

Ahora soy más sensible. Esto no siempre es bueno, no. Ahora soy incapaz de ver sufrimiento en las noticias sin sentir dolor real. O ver enfermedades cerca de mí. Ahora lloro con la muerte en las películas y si ocurre a mi alrededor me quedo días sin dormir pensando en ello.

En definitiva, ahora soy más HUMANA. Y eso me lleva a ser más EMPÁTICA.

Así que estoy aquí por si me necesitas. Sí, tú, el que estás al otro lado de la pantalla leyendo esto. Porque igual no he pasado por lo mismo que tú, no puedo entender del todo cómo te sientes o no podré curar tu dolor. Pero podré escucharte con el corazón abierto. Tendré palabras de ánimo y apoyo que serán verdaderas. Tendré cariño si lo necesitas o una mano para caminar contigo.

Porque da igual si te conozco o no. Porque estamos todos en el mismo barco y porque el dolor compartido pesa la mitad. Y la alegría compartida, se multiplica. Así que no tengas miedo de acudir a mí, la maternidad humaniza y yo pienso aprovecharlo.

Sonríe, con tu sonrisa puedes hacer feliz a mucha gente.

Marta

8 ideas sobre “Puedes contar conmigo.”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: