¿Por qué no le das galletas?

¡Buenos día viernes!

Hoy os traigo un tema que igual os interesa, o igual no, pero que me ha estado ocurriendo estos últimos meses con mi hija. Como ya sabéis tengo una niña que acaba de cumplir 9 meses y ya he recibido muchas preguntas del tipo: ¿Y por qué no le das ya alguna galletita? Es que los padres de hoy en día como sois. “¿Y no le has comprado gusanitos? Antes se tomaban desde bebés y mira que bien estamos todos”. Y un sinfín de similitudes.

Bien, pues aquí voy a contestar a esas cuestiones por si coincidís conmigo en alguna de ellas.

¿Por qué le damos galletas o gusanitos a un bebé de 6 meses? Porque nos hace gracia. Por nosotros, los adultos, no por ellos. Punto. Porque queda muy mono para la foto el verle mordisqueando la galleta o con el gusanito chupeteado. Pero todos ellos tienen ingredientes no saludables para nuestros hijos. Y no me vale lo de “es la felicidad de la infancia” porque ahí esta el gran problema de la sociedad. Asociar felicidad a comida no saludable… Yo veo a Sofía más que feliz con su comida. Y sana.

Nos venden las galletas de bebés como “sin azucares “. Bien. Pero… ¿y qué mas tienen? Pues todas aceite de palma al menos. Que ya os dije en un post que no soy totalmente contraria al aceite de palma ni al azúcar, pero SANOS no son, lo miremos por donde lo miremos. Y los famosos aspitos que son las primeras chuches para bebés… Tienen sal. Que se suponen que por SALUD no pueden tomar hasta el año. Así que la pregunta correcta sería… ¿Por qué iba a dárselos?

Yo sé que Sofía comerá chuches. Y chocolate, y pizza… y de todo. Porque lo hago yo, ¿cómo iba a prohibírselo? Además creo que es mejor educarla en el equilibrio que en la restricción porque si no, en cuanto salga por la puerta de mi casa va a inflarse a todo lo que yo le prohiba. Pero ahora mismo ella es un bebé. No me pide chuches, pizza o galletas porque no las conoce y no le apetecen. Porque no las ha probado. Porque no las necesita.

Así que no. De momento no le doy galletas a mi hija. Le doy alimentos nutritivos que le aporten la energía, vitaminas y minerales que necesita. Y sí, algún día le daré, por supuesto. Pero cuidaré al máximo de su salud mientras pueda evitarlo. Y si le das, no pasa nada, es cuestión de decisiones y todas valen. ¿Cuál es tu forma de pensar?

Sonríe, hagas lo que hagas, lo estás haciendo bien.

Marta.

4 ideas sobre “¿Por qué no le das galletas?”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: