Por qué no etiqueto mi crianza

O por qué no me posiciono más a menudo.

Odio las etiquetas. Eso ya lo sabíais (en este post os hablo de ello). Así que, en lo relacionado con la manera de criar a Sofía me pasa igual. Y en lo relacionado con la manera que los demás tienen de hacerlo, más todavía.

Un día salió el tema cerca de mí de la “crianza respetuosa”. Otro día de los bandos de mamás que dan el pecho y mamás de biberón. Otro día el de si el cohecho era malo o dormir con los padres lo mejor. Y así con ese sin fin de temas en los que puede opinar todo el mundo y los padres vamos como esquivando para evitar dar tanta explicación. 

Sabéis que me gusta compartir experiencias, de ahí todas mis redes, mi Instagram, mi canal y el blog. Pero hay temas que trato de no resaltar demasiado porque generan… Malestar. Llámalo malestar, malentendidos, peleas o abrir heridas de la gente, y no me gusta que alguien pueda sentirse herido.

Pero yo tengo mi bando. A veces.

Por eso yo no he hablado mucho de la lactancia materna ni digo que soy una abanderada de ello, aunque le di el pecho a mi hija los meses que pude, quise y que la vida nos dijo que era lo mejor para ambas.

Tampoco defiendo el biberón por encima de todo, aunque me parece estupendo que algunas familias lo elijan porque es lo mejor para ellos. Y aunque nosotras lo usemos ahora y estemos más que felices.

No practico colecho. O sí. Sofía duerme en su cuna normalmente porque la conocemos y sabemos que está ahí más agusto, pero cuando ella quiere (casi todas las noches a media noche), duerme con nosotros.

No practico porteo. O sí. No lo practico el 100% de las veces y me encanta el carricoche. A ella también. Así que porteamos cuando nos apetece o nos viene bien.

No hacemos BLW. O sí. Hemos introducido sólidos desde los 6 meses, pero dando purés como fuente principal de alimento en la comida. Ella ha ido experimentando con sólidos poco a poco y ahora come casi todo de esta manera. Hemos notado su “maduración” y sus propias actitudes nos han ido diciendo cuando estaba preparada para comer de esta manera y cuando no.

No seguimos el método Montessori. Ni el Waldorf. O sí. Tenemos juguetes normales, de los que llevan pilas y hacen ruido. También tenemos peluches, muñecas y libros. Y sí, también tenemos juguetes hechos con cosas naturales, por nosotros o actividades que pueden entrar dentro de este método. Y cada día hacemos cosas diferentes, a Sofía le gustan todas.

Y podría seguir con mil cosas más. 

Nosotros seguimos NUESTRO propio método de crianza. Ningún libro se adapta bien a nosotros o es un poco de todos el que utilizamos. No hay pasos, reglas o normas. No hay un SI rotundo ni un NO cerrado. Hay ensayo y error. Dejar pasar el tiempo, conocer a Sofía, conocernos a nosotros como padres y buscar lo mejor aquí y ahora. Esto no se consigue siguiendo una doctrina porque somos ÚNICOS.

Así que si veis que hay algunos temas en los que no me posiciono, es sólo porque hoy estoy haciendo esto, mañana ya veré.

Sonríe, vivir con niños es mágico.

Marta

8 ideas sobre “Por qué no etiqueto mi crianza”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: