Alimentación saludable en bebés I

De los seis meses hasta el año.

¡Buenos días!

Hoy os traigo un post que me habíais pedido mucho desde que Sofía empezó la alimentación complementaria así que, aquí os voy a resumir como ha sido su alimentación desde entonces hasta ahora, a punto de cumplir un año de edad. Sobre todo deciros que hasta el año, el alimento principal sigue siendo la leche (ya sea materna o artificial) y lo demás, como su propio nombre indica, es complementario.

Seis meses. Frutas y verduras.

Empezamos introduciendo frutas y, después, verduras. Ya sabéis que nosotros no empezamos con BLW porque no nos sentimos cómodos con el método. Esto es una cosa que quiero recalcar, digan lo que os digan, tú conoces mejor que nadie a tú bebé y a ti mismo. Si hay algún método de crianza en general que sientes que no va con vosotros, no pasa absolutamente nada. Mientras el que elijas trate con cariño, amor y respeto al niño, es válido y es el mejor. Pero si os interesa, este blog de Itzel “Mamá déjame experimentar BLW” es oro puro.

Los alimentos se introducen con unos días de diferencia para comprobar que no dan alergias y que sientan bien al bebé. También al introducirlos uno por uno te ayuda a conocer qué alimentos le gustan más y cuáles no. Todas las verduras están cocinadas al vapor (nosotros tenemos esta vaporera Philips) y por supuesto, nada de sal ni azúcar hasta el año.

Las frutas que introducimos en este medio año son (por orden, aunque esto es súper flexible y no entiende de “tiempos”): manzana, pera, plátano, naranja, sandía, melón, ciruelas, uvas y caqui. Siempre purés naturales y jamás obligándola a comer. También siempre ofreciendo leche en cada comida.

Las verduras que hemos ido introduciendo son las siguientes: patata, puerro, zanahoria, calabacín, judías verdes, calabaza, boniato, tomates, cebolla, berenjena, pimientos. También siempre en purés con el mismo procedimiento.

Siete meses. Carnes.

La primera carne que introducimos fue el pollo. Lo hacíamos al vapor junto a la verdura y la triturábamos con el puré. También comenzamos a darle trozos de pan sin sal (grandes que pueda agarrar con las manos) para que empezase a tomar contacto con los sólidos.

Después introducimos la ternera y hasta ahora han sido las dos únicas carnes que ha probado. Pero también se puede introducir el cordero (en casa no nos gusta y no comemos nunca, así que Sofía tampoco lo ha hecho).

Ocho meses. Cereales con gluten.

Las recomendaciones son que empiecen a darse poquito a poco desde los seis meses. Introducirlo de manera paulatina para que en este mes ya coma cereales con gluten como parte de su alimentación. No hace falta que sea en forma de cereales triturados (papillas) puedes introducirlos de otra manera más natural si te apetece.

Nosotros utilizamos los cereales Blevit o Nutribén sin azúcares añadidos y los toma en el desayuno y en la cena. Los de la cena los hemos ido reduciendo conforme ha ido comiendo otros alimentos para cenar. Decir que estos cereales tienen azúcar, aunque no sea añadida. Leer las etiquetas, sabed qué estáis comprando y así, al menos, uno decide lo que quiere, no lo que le venden.

En este mes intentamos meterle trocitos de fruta para las meriendas, a parte del puré, para que siguiera poco a poco adaptándose a los sólidos. Pero lo cierto es que no la sentíamos preparada (tres veces vomitó a causa de no poder masticar o disolver bien un trozo), así que lo dejamos para más adelante y lo único que comía sólido de manera habitual era el pan.

DSC07715.jpg

Nueve meses. Pescado y yema de huevo.

Nosotros hemos introducido la merluza como pescado y empezamos con ella hecha al vapor y en los purés de verdura.

La yema empezamos con un cuarto de yema dos veces a la semana, igual con media yema e igual con la yema entera. En este caso partía la mitad para ponerséla en el puré y la otra mitad se la cortaba a trocitos en la mesa de la trona.

Este mes Sofía pasó una racha de no comer casi nada. Cuando os digo casi nada es que menos mal que su alimento seguía siendo la leche. Pero tal y como vino esa racha, al mes se fue. Por eso digo que lo que sí hemos comprobado es que no forzar, es maravilloso. 

DSC06746.jpg

Diez meses. Alimentos sólidos.

Aquí es donde empezamos a ver que ella quería sólidos. El pan ya lo dominaba y las frutas cada vez las comía mejor a trocitos. Además, nos miraba las cosas del plato o venía a nosotros cuando comíamos. Así que, en cada comida, empecé a cortarle trocitos para que fuera comiendo y experimentando a la vez que yo le daba el puré. Así, también superaba otro miedo del BLW que era que no comiera bastante por no poder hacerlo ella sola.

Ha sido una maravilla hacerlo así. De veras. Hemos visto como poco a poco ella misma nos ha “pedido” seguir avanzando. Como cada vez manejaba se manejaba mejor y cómo, poco a poco, pasaba a comer casi cualquier cosa sólida. Hemos encontrado nuestro propio método y hemos disfrutado mucho con el camino.

Os digo los alimentos que le hemos dado: brócoli, patatas, calabacín, zanahoria, merluza (todos, previamente cocidos al vapor), pollo a la plancha, pasta cocida, arroz cocido, cous cous y todas las frutas (siempre empezando por las que tienen mayor contenido de agua y son más fáciles de masticar).

Once meses. Huevo completo.

Este paso lo hemos hecho muy poco a poco (la clara es más alérgica que la yema), dándole el huevo cocido cada vez con un poquito más de clara. Por suerte no hemos tenido ningún problema.

En este mes ha sido cuando he adaptado lo que come Sofía a nuestro menú. Ella come lo mismo que nosotros pero con ciertas “diferencias”. Siempre le aparto su ración antes de echar sal y, además, le preparo un puré de verduras que se sigue comiendo a la vez que come su ración de sólidos. Os dejo cada mes su menú en los Menús Semanales.

DSC07876

Plato de Twistshake. Código de descuento martarivasrius20 para toda la tienda y envíos mundiales.

Ahora mismo es un gusto ver comer a la peque. Nos acercamos a la crisis del año, pero me quedo con que ha sido un verdadero placer estos dos últimos meses de descubrimientos para ella y de tranquilidad y fascinación por su crecimiento para mí.

Espero haberos ayudado y no, no le he dado galletas.

Sonríe, tienen toda la vida por delante para comer de todo.

Marta.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: