Un café con… Itzel, dos partos por cesárea

¡Buenos días!

Seguimos con las entrevistas a mujeres increíbles para que compartan con nosotras sus experiencias en el que, seguramente, sea uno de los días más importantes de sus vidas.

Hoy tenemos a Itzel, del blog “Mamá déjame experimentar BLW” del que tanto os he hablado por aquí. Ella tiene tres hijos, dos de ellos mellizos, y ambos partos fueron por cesárea así que vamos a conocer un poquito más como fue su experiencia para las mamis que puedan necesitarlo. ¡Disfrutad de ella!

  • Antes de empezar, gracias por querer compartir con nosotros una experiencia tan importante en la vida como es esta. ¡Vamos a ponernos en situación! Tienes tres hijos, dos de ellos mellizos, y los tres nacieron por cesárea. Hablemos un poco de tu primer hijo, ¿cómo fue el desarrollo del embarazo?

Gracias a ti por la oportunidad de contar mi experiencia. La verdad muy bien, durante el primer trimestre fuera de sueño, no tuve náuseas, vómitos o cualquier otra molestia. Me cuidaba mucho eso sí, llevé una dieta bastante equilibrada, vamos que siendo médico era muy consciente de los cuidados que debía de tener.

Captura de pantalla 2017-11-16 a las 13.30.31

Instagram de Itzel
  • ¿Cómo te preparaste para el parto? ¿En algún momento te hablaron de la posibilidad de practicar una cesárea?

Yo tenía muy claro que quería un parto natural, pero la vida no siempre es como la planeamos. A la semana 38 acudí a mi consulta con la ginecóloga y cuando me estaba haciendo la ecografía de control vi como su rostro cambiaba de expresión. Me dijo que el bebé se estaba quedando sin líquido y que tendría que provocarme el parto. La verdad me sorprendió mucho porque aunque sabía que podía suceder, al no tener ninguna sintomatología me dejo en shock, porque el bebé se movía bien, no noté salida de líquido, pero mira, una gran fortuna el haber ido a esa cita y no acabar en una intervención de urgencia con los riesgos que un oligohidramnios severo pudo haber causado a mi pequeño. Empecé con las contracciones pero Javier no descendía por el canal de parto, llevaba circular de cordón y cada vez que yo intentaba pujar bajaba su frecuencia cardiaca, así que después de unas 6 horas en trabajo de parto me llevaron al quirófano. Fue todo tan rápido, cuando me di cuenta ya estaba en la mesa quirúrgica y  minutos después tenía a mi hijo en brazos.

  • ¿Cómo te sentiste durante el parto? ¿Te informó el personal de lo que estaba pasando, haciéndote partícipe de ello?

Bueno todos sabían que era médico, así que me hablaban sin rebuscar palabras, todo entre colegas, pero con un trato maravilloso, el equipo médico de mi ginecóloga es maravilloso, desde la matrona, hasta la anestesióloga que me mantenían tranquila. Lo que si recuerdo es a la mitad de la cesárea recordar que como todo fue tan rápido, no pude decirle a mi marido “te amo”, ya sé que suena muy moñas jajajaja, pero me invadió una sensación de pesar porque si algo me sucedía no le había dicho lo importante que es para mí, lo mucho que lo amo. Se lo conté después de la cesárea y él solo me dijo “yo lo sé”. Hasta que no vives algo en tu propia piel no tomas conciencia de muchas cosas, por más médico que seas; me dolió bastante, sobre todo al momento de limpiar la cavidad uterina, notaba mucha presión que me costaba respirar, me aplicaron más anestesia y el dolor se pasó. Lo más duro fue la post anestesia, los temblores eran horribles, no podía ni articular palabra de la temblorina que tenía, pero por lo demás todo bien. 

  • Normalmente la gente ve las cesáreas como una forma negativa de dar a luz, casi siempre por temas como que el padre no puede estar durante el proceso. ¿Qué sentimientos nacieron en ti cuando te enteraste que ibas a tener así a tu hijo? ¿Te acompañó tu marido?

Pues como te comenté antes, me invadió el sentimiento de no haberle dicho cuánto lo amo, pero ya sabía que aquí en España los padres no entran a las cesáreas. En México (de donde soy) si lo permiten en los hospitales privados y está durante todo el procedimiento. Me daba pena pensar que no estaría ahí pero tuvieron el detalle de después de dejarme a mi bebé sobre el pecho, llevárselo para que su papá lo cogiera en brazos mientras terminaban la cesárea. No puedo quejarme en cuanto a que me sentí muy arropada por el personal médico y en cuánto salí de quirófano estaba ya ahí mi marido para subir conmigo y Javier a la habitación.

  • Hablemos de la recuperación física, otro de los temas que preocupan a las mujeres cuando saben que pasarán por ello. ¿Es muy dolorosa?

Yo puedo decir que el procedimiento en sí no lo es, salvo la opresión que se nota, pero por ejemplo en la cesárea de los mellizos no tuve molestia alguna. Ahora eso sí la recuperación fue más dura, el tener una herida quirúrgica es muy molesto, moverte, recostarte, sentarte me hacía ver las estrellas, sentarme en el váter era el viaje más largo de  mi vida jajajajaja. En la recuperación de la cesárea de los mellizos además tuve mucho dolor por los famosos entuertos, contracciones uterinas del postparto, me tuvieron que poner analgésicos porque era como dolor de trabajo de parto, ufff lo pasé mal. Ya en casa tuve mucha ayuda, entre mi marido, mis padres y mis suegros me echaban la mano para hacer todas las cosas de casa tanto cuando nació Javier como cuando nacieron los mellizos. Pero la recuperación sin duda es más larga tras una cesárea que la de un parto vaginal. 

  • ¿Pudiste hacer piel con piel con alguno de tus hijos? ¿Crees que es un problema que hay que tratar de solucionar al dar a luz por cesárea?

Con Javier lo pude hacer, lo solicité a mi matrona desde el día uno y sin problemas, con los mellizos no se pudo porque se los llevaron directamente a UCIN por que nacieron de 33.4 semanas y necesitaban revisarlos y auxiliarlos. Debería ser algo implícito en las cesáreas o por lo menos permitirle a la madre que así lo desea que se haga, a menos que por alguna complicación fuera imposible, pero debería ser elección de la madre y hacerlo sin más. 

  • Y en cuanto a la lactancia materna, ¿impide o dificulta llevar a cabo la misma? ¿Aconsejas acudir a grupos de apoyo a la lactancia cuando hay situaciones así, algo más delicadas?

La lactancia con Javier como primeriza tuvo sus problemas, no se cogía bien pero porque no tenía el asesoramiento correcto, tuve grietas muy dolorosas pero estaba determinada a seguir con la lactancia materna y alegremente duró 19 meses. Con los mellizos me asesoré desde antes, conté con el apoyo de Gema Cárcamo (asesora de lactancia y autora del blog Gemelos al cuadrado) me orientó en todo, como estimular la salida de leche para que pudieran ofrecerle a mis bebés mi leche hasta que pudiera pegármelos al pecho, lo cual a los dos días ya lo estaba haciendo, se engancharon a la perfección para ser tan pequeños pero claro, tenían apoyo con lactancia artificial porque se cansaban muy rápido al mamar. Después en casa sin mayor problema, no tuve grietas, ni nada parecido, eso sí una mastitis que el mismo Sergio (el mellizo que nació segundo) me alivió. Nunca pude ponerme a los dos a la vez, no conseguí la destreza para hacerlo pero bueno uno a uno y duró la lactancia 4 meses porque el tema fue más estrés, tenía a Javier que era muy pequeño (2 años) que demandaba mi atención, además era darle de comer a un bebé de prisa para poder engancharme al otro y no estaba disfrutando de lo que para mí era la lactancia, no solo el alimentar, sino ese vínculo, ese momento único y la burbuja que se forma cuando estás con tu bebé, así que decidí iniciar lactancia artificial y la verdad me sentí muy tranquila con mi decisión.

Captura de pantalla 2017-11-16 a las 13.30.22

Instagram de Itzel
  • A veces las mujeres que dan a luz por cesárea se sienten mal, menos madres, como si no estuvieran completas. Esto no ayuda a la recuperación emocional post parto, ¿por qué crees que está este sentimiento tan extendido? ¿Creamos demasiadas expectativas alrededor de este momento que pueden perjudicar a otros?

Bueno, personalmente jamás me pasó por la cabeza que fuera menos madre por no haber parido de forma natural. Las situaciones fueron las que fueron y no me agobiaba ese tema. Estuve 15 días hospitalizada en reposo absoluto (cama-baño-cama) para que alcanzará unas cuantas semanas más de gestación con los mellizos y sé que soy madre porque lo di y sigo dando todo por ellos, lo mejor que tengo y puedo.

Expectativas se pueden crear muchas pero como la vida misma, da muchas vueltas, cambia constantemente y lo mejor que se puede hacer es coger al toro por los cuernos y tirar hacia adelante. Madre se es por parto vaginal o cesárea, madre se es por lo que en tu corazón se despierta.

  • Tu segundo embarazo fue un embarazo múltiple. ¿Te programaron directamente la cesárea o te dieron la opción de tener un parto natural? ¿Fue muy diferente el desarrollo del embarazo?

Cuando me embaracé de los mellizos solo habían pasado 17 meses de la cesárea de mi hijo mayor  y al ser un parto múltiple no había opción a parto vaginal porque podía romperse la pared uterina y obvio un gran, gran problema. Así que desde el día uno sabíamos que sería cesárea, pero empecé con contracciones a las 31 semanas y por eso me hospitalizaron porque no podía correr el riesgo de ponerme de trabajo de parto. El desarrollo del embarazo fue muy bueno, otra vez sin molestias, pero cerca de las 30 semanas el peso de la barriga era mucho y Sergio estaba clavado en mi costado izquierdo y al parecer rozaba alguna terminal nerviosa que me generaba mucho dolor e incluso de las patadas que daba en las analíticas tenía leves alteraciones hepáticas por los golpes que eran ganchos al hígado. Fue cuando por primera vez en mi vida viví una crisis de ansiedad, jamás me imaginé (y eso que he atendido muchas) lo mal que se pasa, llevaba varios días sin dormir, más el dolor y no encontrar una posición cómoda me comenzó a agobiar de sobre manera, noté como me faltaba el aire pero mi marido supo reconducirme y conseguí superarla.

  • ¿Cómo te sentiste al tener un segundo parto también mediante esta práctica?

Estaba ya desesperada porque tenía ya 15 días en el hospital, todo me dolía pero sabía que tenía que aguantar por ellos. El que fuera cesárea no me agobiaba porque lo sabíamos y como te comenté antes confiaba plenamente en mi ginecóloga y su equipo.

Captura de pantalla 2017-11-16 a las 13.30.06

Instagram de Itzel 
  • La recuperación en este caso, ¿fue igual o más lenta que la anterior? ¿Notaste la diferencia del parto múltiple?

Los entuertos fue lo peor, pero por lo demás muy parecida a la de la primera. La verdad al contar con tanta ayuda me recuperé bastante bien.

  • Para terminar, ¿qué consejos podrías darle a alguien que va a pasar o ha pasado por ello?

La cesárea no deja de ser un procedimiento quirúrgico, tiene sus riesgos y complicaciones, no eres tú quien controla la situación, estás en manos de los médicos, para lo cual es super importante confiar en tu ginecólogo para tener la tranquilidad que se necesita ante una situación así. En caso de ser necesaria una cesárea no agobiarse, entender que es por el bien del bebé y de la madre, que si tu médico después de analizar tu caso decide que es lo que hay que hacer, confiar que es lo correcto. Quitarse esas ideas de que se es menos madre porque no es así, quien te diga que no sabes lo que es ser madre porque no has parido de forma natural es un absurdo total y mejor ignorar esos comentarios llenos de ignorancia. Informarse bien sobre el procedimiento, sobre el piel con piel, el corte tardío del cordón y la lactancia materna si así se desea. En México lamentablemente es una práctica muy común las cesáreas electivas, aun cuando se podría tener un parto normal, las causas supongo es la desinformación que hace sentir miedo a muchas madres al parto vaginal y la comodidad y cuestión económica de muchos ginecólogos que lejos de optar por la forma más natural ven una oportunidad monetaria o que les quite menos tiempo indicando una cesárea injustificada. Así que si no es el caso de una intervención necesaria, yo no recomiendo ni como madre, ni como médico una cesárea porque parezca más cómodo o menos doloroso porque no lo es. 

Ser madre es madre de familia numerosa es una locura, pero sin duda la locura más hermosa.

Captura de pantalla 2017-11-16 a las 13.30.39

Instagram de Itzel

Espero que hayáis disfrutado tanto como yo de leerla. Nos vemos el viernes que viene con una historia más.

Sonríe, todo tiene su lado bueno.

Marta.

2 ideas sobre “Un café con… Itzel, dos partos por cesárea”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: