Si yo pudiera evitarlo

Si yo pudiera evitar que cometieras mis errores, lo haría.

Si pudiera frenar por ti cuando fueras demasiado deprisa. Si pudiera meterme en tu mente cuando ella empezase a fallarte. Si pudieras verte con mis ojos en lugar de los tuyos si algún día se distorsiona tu realidad.

Si yo pudiera evitarlo, jamás llorarías al mirarte a un espejo. Porque verías todo lo demás, lo que hay debajo de esa piel que te viste y que te duele. Verías el amor de los que están a tu lado, de los que te arropan y a los que apartarás porque no quieras escucharlos.

Si yo pudiera evitarlo, te amarías de manera que pudieras empezar a amar a los demás. Porque no se llega a ningún sitio sin ese respeto por ti misma. Abrazarías tus virtudes y aceptarías tus defectos, luchando por mejorarlos, pero sin pisotearte.

Si yo pudiera evitarlo, tu relación con la comida sería maravillosa. Te cuidarías porque te quieres, porque sabes el valor que tiene la salud, y disfrutarías cada día de hacerlo. Si pudiera evitarlo no comerías a escondidas ni le quitarías valor a tu vida tirándola a la basura.

Si yo pudiera evitarlo, no conocerías lo que es un TCA, o serías lo bastante fuerte para ayudar a quien se metiera en ese oscuro lugar. Estarías allí para ellos, con tu mente fuerte, tu amor por la vida y tu seguridad ante todo.

Pero no puedo.

Tu mente es tuya y tú serás quien decidas si hay espacio para esas cosas negativas, o ves el mundo de otro color.

Mientras tanto, estaré aquí para educarte lo mejor que pueda. Estaré aquí para dar valor a todo lo que consigas, para decirte que puedes, para darte el último empujón cuando lo necesites, para ir de tu mano en busca de tus sueños.

No seré yo quien te corte las alas, seré quien te ayude a llegar tan alto como quieras. 

Y tengo miedo.

De querer hacerlo tan bien que acabe fallando. De preocuparme de más por algo que en realidad es mío, no tuyo. Tengo miedo de tener miedo y que eso me haga cometer errores. Tengo miedo de que la genética juegue en nuestra contra o que la sociedad te haga caer.

Así que aquí estoy. Luchando entre los que me dicen que serás una obsesionada del comer sano y los que me dicen que es lo mejor que puedo hacer por ti. Y yo intentando encontrar ese punto en el que te ayude y no te frene.

Y si algún día, por lo que sea, algo malo pasara, seguiré aquí. Para decirte que somos tan fuertes como queramos ser. Que de la mano de quien más te quiere se puede salir de todo. Y que cuando encuentras ese por qué vives… Todo es más sencillo.

 

12 ideas sobre “Si yo pudiera evitarlo”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: