Y tú, ¿hoy también te cuidas?

¡Buenos días!

Seguimos con la temática navideña, y hoy quería daros algunos pequeños consejos que a mí me funcionaron los primeros años en los que empecé a cuidarme más. Antes, cuando llegaban estas fechas, también pensaba “Bah, de perdidos al río, ya después de Navidad hago (inserte aquí propósito de año nuevo que nunca se cumple)”.

Un año, cuando ya llevaba muchos cambios y sobre todo, cuando fui más consciente, cambié. Empecé a tomarme estos días como otros más, ni más ni menos. Con más familia, más cariño, más amor, más felicidad… Y más salud.

¿Probamos juntos?

Comidas navideñas, ¿por qué temerles?

La Navidad también gira alrededor de la comida. Es así. Y no pasa nada, ni nos vamos a poner las manos en la cabeza, ni nada por el estilo. No vamos a quitarnos todo el turrón, toda la comida rica, ni nada. Vamos a ver cómo podemos hacer cambios pequeñitos para estar mucho mejor.

Empezamos por el principio.

Los entrantes. Cómo nos gustan. Son mi parte favorita de las comidas, de hecho, casi nunca llego al plato principal con hambre. ¡No lo puedo evitar! Pero veamos unos pequeños tips para hacer más sano ese momento:

  • Elige mejor los entrantes. En este post os doy ideas de algunos muy buenos y muy saludables. No todos tienen porqué ser así, pero trata de tener algunos.
  • No comas mucha cantidad de todos ellos. Si te gusta tanto como a mí el probarlo todo, poca cantidad bastará.
  • Sé consciente de cuánto comes. Esto va para toda la comida. A veces hablamos, hablamos y hablamos y no sabemos en qué momento hemos comido esos cinco canapés de salmón, esos tres de queso y esos dos de patés. Sé consciente de qué comes, y te ayudará a disfrutarlo más.
  • No bebas alcohol, o minimiza su consumo. No me cansaré de decirlo, son calorías vacías, sin nutrientes, que no nos aportan nada. ¿Te gusta brindar? Toma esa copa, pero controla el resto de la cena. ¿Te gusta el vino? Toma una copa, pero no consumas más. Moderación.
  • Come despacio. No hay nada mejor para controlar la sensación de saciedad que el comer despacio. Así notarás cuando no quieres más comida, y podrás parar. No hay que comer hasta reventar, hay que comer para alimentarnos.

Platos principales, ¿tienes hambre?

Aquí lo primero que os digo, si os pasa que también os llenáis con los entrantes, pasad del plato principal. No tienes que comer todo lo que te pase por delante. Un gracias, no puedo más y una sonrisa, jamás harán daño a nadie. Comer más de lo que puedes, sí.

  • Elige como acompañamiento las verduras. Asadas, salteadas, hervidas, a la plancha, con especias… Pero que sean la mitad de tu plato. Así te ayudarán a saciarte y, sobre todo, te nutrirán.
  • Evita las salsas grasas. Tendemos a comer muchas carnes y pescados con salsas muy grasas y cuya base es la nata, por ejemplo. Tienes infinidad de salsas más ligeras para acompañar y, si no, una buena carne a la plancha o asada, no necesita más.
  • El pan. El pan es sano, aunque muchas veces se le ha demonizado. Quizá viene de este punto, en el que, ademas de toda la comida, utilizamos media barra de pan para mojar. Sí, esta muy bueno, pero suma. Mucho.

duck-2957809_1280

Siempre hay sitio para el postre…

Ese es mi lema. Mi talón de Aquiles es el postre, sin duda. Aquí va un #yoconfieso, me pierden los postres. Yo en Navidad como turrón. Y polvorones. Y bolitas de coco, son mis preferidas. No os voy a decir otra cosa, porque no sería verdad. Pero, tengo muy claro que como todo esto con moderación, y sabiendo que sano no es. Y no pasa nada.

christmas-3015808_1280

Pero aquí van algunos consejos para mejorar un poquito también la última parte de la comida.

  • A veces se hacen postres y, después, se saca el turrón y demás dulces navideños. Elige uno, no tienes que comer de las dos cosas el mismo día. (¡Es fácil decirlo pero yo tengo que cerrar un poquito los ojos cuando pasa el que no he elegido!)
  • Come una cantidad moderada de ellos. Como os he dicho al principio, yo como de todo casi en estas fiestas. Pero poca cantidad. Un trozo de turrón en nochebuena, un polvorón en Navidad, un trozo de roscón en Reyes… No necesitamos más para disfrutar.
  • Postres con frutas. Ha habido veces que he estado llena de la comida, sabía que no debía comer más, pero han sacado el postre. ¿Qué he hecho? Fruta. Más ligera, menos calórica, más nutritiva, un diez.

Y en el resto… ¿Somos sanos?

No sólo de comida vive el hombre, aunque en Diciembre parezca que sí. Aquí van otro conjunto de ideas que espero que os ayuden a mejorar aunque sea un poquito este final de 2017.

  • ¡Muévete! No me cansaré de decirlo. Hay que moverse más. Trabajamos sentados, comemos sentados con tertulias de horas, nos reunimos alrededor del sofá, nos pegamos siestas de horas… No. Tenemos que movernos más. Sal a pasear, ve al campo con tus hijos, juega en el parque.. Lo que sea. Pero muévete.
  • El deporte se olvida, aunque misteriosamente todo el mundo vuelve a él en Enero. Intenta sacar algunos días para practicarlo. En casa, en la calle, en el gimnasio… Tomatelo como un rato para ti mismo, disfruta.
  • Juegos en movimiento. No nos olvidemos de que podemos movernos jugando. A la pelota, al escondite, al pilla pilla. O si los peques ya no quieren eso (intentadlo, ¡os sorprenderán!), las videoconsolas tienen ahora muchos juegos de este tipo. Bailar, jugar a deportes, saltar… ¡Aprovecha!
  • Bebe agua. Cuando salimos de nuestra rutina, se nos olvida el agua. A mí me pasa mucho, y es un error enorme. Ponte alarmas, ten siempre la botella cerca, lo que quieras. Pero mantente hidratado.
  • Come bien el resto de días. Esto también lo digo mucho, las fiestas son 4 días contados. Nochebuena, Navidad, Nochevieja y Año nuevo. Podéis incluso meter el día de Reyes, pero no pasamos de 5 comidas. ¿De verdad es tan malo si en esas cinco comidas tomamos cosas poco saludables? No. Podemos hacerlo con moderación y estará bien. PERO, el resto de días hagámoslo saludable. Planifica tus menús y tus comidas, ¡sanas!
  • No olvides la fruta y la verdura. Cinco raciones al día. Sea Navidad o el Año Nuevo Chino. ¡Cinco!

Y sobre todo… No olvides lo importante

¿Qué queremos transmitir a nuestros hijos sobre la Navidad? ¿Que nos juntamos mucha gente a comer y comer? No. Pues no lo olvides.

baby-2980940_1280

Los regalos, en su justa medida, igual que la comida. No derrochemos. Vivamos estos días con cariño, generosidad a quienes no tienen, más amor aún que normalmente, sonrisas, bailes, risas, juegos, abrazos, conversaciones infinitas y, también, comida rica que nos guste. Pero vivamos todo. Al final lo que se nos queda grabado no es ese postre… Es ese AMOR de los nuestros.

Sonríe, son fechas mágicas.

Marta

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: