Febrero de #menosesmas con Madresfera

El post de hoy llega justo a tiempo. Cerramos mes y a mí se me ha pasado en un abrir y cerrar de ojos. De repente, Febrero (lo siento Sara, ¡me gusta poner los meses en mayúscula!) ya no está. Sus 28 días han volado. Pero bueno, como aún le queda este último suspiro, os dejo el post relacionado con el tema del mes en la agenda #loquenosmueve2018 de Madresfera.

¿Te has parado a pensar cuánto tienes? Hablo de todo. Cuánta ropa tienes, cuántos libros tienes, cuántas tazas, platos, bolígrafos, zapatos, bolsas… Todo. ¿Cuántas cosas tienes? Lo normal es que a esta pregunta no sepas contestar, y sea muy simple: muchas.

¿Te has parado a pensar también cuántas cosas más quieres? Cuándo fue la última vez que pensaste que querías algo, necesitabas algo o que tenías que ir a comprar esto o aquello. ¿Cuántas veces has trabajado más horas sólo para poder comprar más y tener más?

Estamos sumergidos en una sociedad consumista, todos, yo la primera. Consumimos en exceso y, lo peor de todo, la mayoría de veces sin darnos cuenta.

¿Qué podemos hacer para salir de ese bucle de consumo?

  • Haz limpieza. Para empezar a tener menos, muchas veces hay que desprenderse de cosas que ya tiene, y que le sobran. Os dejo el blog de Alicia de Orden y Limpieza en casa, que para mí ha sido fundamental. Tengo que aprender aún mucho, tengo que mejorar mucho más, pero me ayudó a dar el primer click, que a veces es el más complicado.
  • Haz una lista de lo que quieres comprar. Yo tengo una “wish list” para esto. Todas las cosas que en algún momento me apetece comprarme, van a la lista. Así puedo analizarlo más tarde, si de verdad lo necesito, si me apetece tanto y, también, si puedo permitírmelo. Muchas cosas no pasan de esa lista, y reduzco gastos que no haría si comprase directamente.
  • Donar es una opción maravillosa. Dos veces al año haz revisión de tus cosas. De la ropa, de la ropa de los niños, de los juguetes, de los libros… Hay tiendas de segunda mano si te interesa vender, pero también puedes donarlos a quien lo necesite. Seguro que vosotros no necesitáis tanto y ellos lo agradecerán en el alma.
  • Recicla y reutiliza. Las cosas pueden tener una segunda vida. Este punto es en el que más tengo que mejorar yo, tengo ideas, recursos… Pero me falta tiempo. Aunque si queremos, podemos, así que recicla, reutiliza y da rienda suelta a tu creatividad. 
  • Compra menos. Parece sencillo, pero no lo es. Estamos muy acostumbrados a adquirir cosas materiales casi cada semana, y si no me crees, lleva un diario de consumo. Así que dirige tus esfuerzos a hacer las compras mínimas y necesarias después de estudiar tu lista de deseos y necesidades. Ahorrarás dinero y generarás menos residuos, sea lo que sea lo que compres.
  • Medita. Sí, sé que esto parece muy ajeno a la acción, pero no lo es. Cuando me refiero a meditar, me refiero a estar más conectado contigo mismo, con el presente. Cuando estamos conectados con el presente, estamos conectados con lo importante, alejados del ruido de la sociedad, la publicidad o las necesidades materiales. Vivir de manera más profunda, nos ayuda a alejarnos de la superficialidad material en exceso.
  • Lee blogs. Creo que sería un consejo para cualquier tema, pero para este más. Hay blogs maravillosos de manualidades con cosas recicladas, blogs sobre minimalismo, blogs sobre vida espiritual… Todos pueden ayudarte a cambiar y todos pueden ser una herramienta super útil para mejorar.

¿Qué conseguimos con el lema #menosesmas?

Lo primero, ayudar al medio ambiente, a la sociedad y a todo nuestro entorno. Ya con esto debería ser suficiente. Pero, además, cuántas menos cosas tenemos, menos cosas necesitamos. ¿Qué implica esto? Menos sensación de no tener nunca suficiente, de ambición. Apreciar lo que tenemos, valorar lo que obtenemos, saber que ya es suficiente y vivir feliz con ello.

En definitiva, darle a las cosas el valor que tienen y que, la mayoría de veces, se pierde entre las prisas por seguir consumiendo más. Siempre más.

Únete al menos y verás como a veces, las restas sí son buenas.

Sonríe, un mundo es mejor si todos cambiamos nuestro rincón.

Marta

Deja un comentario. Al hacerlo, estás aceptando la política de privacidad de la web.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: