Sentimientos encontrados tras un aborto

Hace un par de semanas me enteraba del embarazo de una gran amiga y compartía mi felicidad por ellos en las redes. A raíz de ahí, me llegaron muchos comentarios de otras mujeres que habían pasado por un aborto como yo y que cuando escuchaban noticias así tenían sentimientos encontrados.

Por un lado está la felicidad por la otra persona y, por otro lado, tu inmensa tristeza.

Una de ellas me decía sentirse mal por no poder alegrarse completamente. Por pensar que había gente que lo tenía más sencillo y a nosotras nos había tocado sufrir. Cuánto la comprendí. El día que me enteré del embarazo de mi amiga me alegré infinitamente por ella. Se lo hice saber, en público y en privado, porque se merece lo mejor.

Pero estuve una hora llorando abrazada a Carlos. Abrazando mi barriga y pensando que yo debería estar así de feliz. Que yo también me merecía tener a mi hijo creciendo dentro de mí y que por qué me había tenido que tocar. Por qué se había marchado.

 

Un aborto te cambia la vida, para siempre.

Pero no me sentí mala persona por sufrir. Al revés. Me sentí humana.

Llevamos una carga emocional demasiado pesada como para juzgarnos por algunas reacciones. Lo malo hubiera sido enfadarme o no hacer aprecio a su felicidad. Eso hubiera sido egoísta y frío. Pero no pasa nada por sentirme triste con la noticia. Porque a mí me recuerda un vacío que no se llenará nunca más.

Aprendamos a no juzgar nuestros propios sentimientos. Nada hay más natural que sentir.

El problema viene cuando nos juzgamos a nosotros mismos. Porque se supone que deberíamos estar felices, sin más, si son nuestros amigos. La realidad es mucho más complicada que la teoría. La realidad viene de la mano de un torrente de emociones que se desbordan cuando de amor, dolor, vida y muerte se trata.

Estoy aprendiendo a vivir con estos nuevos sentimientos.

Les estoy haciendo hueco. Me permito sentir alegría por los demás y tristeza por mí. Y de nuevo alegría por mí y por todo lo que ya tengo. Me permito sufrir, igual que me permito ser feliz a cada instante. Me permito ser, sin más. Me permito sentir que ya no soy madre de una sola hija, sino de dos.

¿Os ha pasado alguna vez? ¿Habéis sentido sentimientos opuestos ante una misma noticia?

Sonríe, seguro que el día de mañana nos depara algo bonito.

Marta

Deja un comentario. Al hacerlo, estás aceptando la política de privacidad de la web.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

4 ideas sobre “Sentimientos encontrados tras un aborto”

A %d blogueros les gusta esto: