Consigue el cuerpo del verano

Consigue el cuerpo del verano y ve a la playa tranquila. Luce tu bikini minúsculo y pasea sin vergüenza por la orilla. Siéntate a tomar un cóctel y siente tu barriga plana y no un incómodo michelín asomando.

Pero, sobre todo, consigue el cuerpo del verano a ver si así no nos da por juzgarte también este año.

Podéis iros a la playa sin mí.

Paso. De veras. Y te preguntarás, ¿a qué viene todo esto? Puede que estés enterado, o no, de unas fotos de la actriz Blanca Suárez en la playa que se han hecho virales porque “ha descuidado su físico, podría hacer un poco de deporte para perder barriga y va a la playa  tranquila sin miedo de lucir sus kilos de más”. Y oye, que también tiene celulitis y estrías y no le da nada enseñarlas, ¡qué poca vergüenza!

Como siempre, no entraré a juzgar el físico de la chica, como no he juzgado nunca el de nadie. Si está sana (que al menos lo parece, de sobra) para mí está perfecta. 

Pero que cansados estamos. CUANTO. Así, os podéis ir a la playa sin mí.

Dejadnos en paz.

Dejadnos con nuestros kilos de más o de menos. Dejadnos con nuestras estrías, nuestros michelines, nuestra celulitis, nuestra barriga, nuestros muslos, nuestra delgadez, nuestros pechos caídos, nuestras abdominales o con lo que sea que tengamos cada una de nosotras.

Dejad de tratar a las mujeres como cuerpos. Cuerpos que deben lucirse perfectos, que deben mostrarse sin defectos. Cuerpos que deben luchar y pelear por ser los mejores, los más lisos, los más firmes, los más delgados o los más definidos.

Dejad de tratar a la belleza con números. De tallas, de kilos, de estrías. Dejad de relacionar algo tan importante como la salud con la imagen corporal. Dejad de alentar a adolescentes a cometer locuras por lucir bien el bikini del año.

Ya lo dije una vez, no nos etiquetes.

Mujeres del mundo, id tranquilas.

A la playa, a la piscina, a la montaña, al trabajo, a la calle, a tu casa. Tu ya tienes el cuerpo del verano. Y del invierno, del otoño y de la primavera. Tienes el cuerpo perfecto, el tuyo. No dudes nunca de ello.

Cuídalo, es el único que vas a tener. Quiérelo, te permite vivir y disfrutar de los tuyos. Muéstralo, como quieras, donde quieras y con quien quieras. Disfrútalo, y cierra los ojos y oídos a lo demás.

Vamos a querernos, vamos a valorarnos.

¿De verdad aún somos eso? ¿Un cuerpo que lucir? Vamos a querernos más. Vamos a valorar todo lo que somos, todo lo que aportamos, todo lo que damos. Vamos a celebrar la vida que tenemos, la salud que nos protege y la maravilla de respirar un día más.

Y, por cierto, todas estas críticas suelen venir mucho de otras mujeres. A vosotras, vamos a dejarnos vivir. ¿No creéis que sería todo un poquito más sencillo?

Sonríe, que nos sobre salud.

Marta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 ideas sobre “Consigue el cuerpo del verano”

A %d blogueros les gusta esto: