Rétate para salir de la negatividad

¡Buenos días! Hoy vengo a compartir mi granito de arena para el carnaval de posts de Saludesfera de este mes. Ya sabéis que apoyo al máximo la labor que hacen de divulgación, ayuda y acompañamiento, y ojalá pueda ayudar en lo que esté en mi mano.

En este caso os tenemos que contar cuál ha sido uno de los mayores retos que hemos superado, cómo lo hemos hecho y animar a todos los pacientes con espondilitis anquilosante a retarse y hacer lo mismo. Si conoces a alguien con esta enfermedad o quieres saber más para poder ayudar a los que la padecen, te dejo dos enlaces que pueden ayudarte:

  • En la web de CEADE conocerás a fondo la enfermedad, el diagnóstico y las recomendaciones médicas que puedas necesitar.
  • En la web de #Espondilitisconfuturo podrás aprender a vivir con mejor calidad de vida y a avanzar poco a poco con ella.

Mi gran reto: Salir de la negatividad

Cada uno habla de su experiencia, y una de las cosas que más me ha costado cambiar (y de hecho, sigo trabajando en ello) es en la negatividad. Como sabéis siempre intento compartir una visión positiva y feliz de la vida, sin embargo, antes no era así.

Era una persona infeliz, frustrada y triste. Me fijaba en las cosas malas que me pasaban (porque sí, nos pasan. A todos) y me centraba en ellas. En por qué me había tocado a mí, en mi mala suerte y en lo mal que iba todo.

Retarme cada día me ayudó a salir. Poco a poco.

El trabajo bien hecho lleva su tiempo. Como siempre os he dicho, los cambios que permanecen son aquellos que se realizan poco a poco, paso a paso y de manera segura. Así es como salí de la negatividad y empecé a vivir en el agradecimiento y la positividad.

– Reto 1. Escribe todos los días tres cosas buenas que te han pasado. Sean cuales sean. Tu hijo te ha abrazado, has comido saludable, te han tratado bien en una tienda o te has sentido útil para alguien. Esto nos ayuda a fijarnos en que cada día tenemos cosas bonitas que nos pasan y que, a veces, por ser más pequeñas, pueden pasar desapercibido.

desk-3076954_1920

-Reto 2. Acepta a los demás y a sus circunstancias. Hay gente mala en el mundo y gente que simplemente está pasando un mal momento también. Enfadarte por cómo te tratan los demás, entristecerte cuando alguien te hace daño o hundirte cuando te dicen algo malo sólo te perjudicará a ti. La otra persona seguirá con su vida tal cual. Acepta que hay de todo y que no deben hacerte daño. Vive y haz el bien, lo que hagan los demás es su problema, no el tuyo.

-Reto 3. Intenta sacar cosas positivas de lo negativo. Este es muy complicado, pero se puede lograr. Cuando algo malo te pase, busca bien el aprendizaje o lo bueno que te ha dejado. Igual ahora eres más fuerte, más seguro, más sensible o más empatizo. Todo tiene algún efecto positivo en nuestras vidas. Céntrate en él.

-Reto 4. La mala suerte no te persigue. Ni siquiera existe. La vida es esto, cosas bonitas y cosas feas. La naturaleza misma nos muestra ambas caras con su realidad. Rétate a ti mismo a corregir esas frases que te dices y que no sirven de nada. “Por que a mí, que mala suerte, jamás seré feliz…” Eso no es cierto. Es a ti como a miles de personas y sí, se puede ser feliz a pesar de todos los baches que nos encontremos.

-Reto 5. Créete las cosas solo a medias. Las redes sociales son culpables de muchas depresiones, estoy mas que segura. El ideal de vida perfecta, vida feliz y todo bonito, hace daño. Porque en las redes no suele enseñarse la otra cara (también porque las críticas agotan). Así que no creas que el de al lado está mejor que tú. Igual si o igual no. Vive TU realidad y sé feliz con ella, sin esperar más.

Reto 6. Sonríe más. Si si. Aunque no tengas ganas. Sonreír nos pone de buen humor, lo tengo más que comprobado. Hazlo con cariño, desde dentro, y los efectos de esa sonrisa ya están haciendo mella en ti.

-Reto 7. Trata bien a todo el mundo. Ser bueno, educado, agradecido y amable es gratis. Y oye, se que hay gente que no se lo merece pero, repito, es su problema no el tuyo. Ser buena persona te ayudará a estar mejor contigo mismo.

Agradece tu vida.

A veces cuidamos mucho nuestro exterior, cómo si de verdad eso fuera importante. Centra más tu vida, tus acciones, tus emociones, tus palabras, en hacer el bien y en estar bien. Agradece todo lo bueno que tienes cada día. Disfruta. Vive.

Y si necesitas compañía y ayuda, no dudes en pedirla.

Hay muchas personas que están pasando por lo mismo que tú. Seguro. Búscalas, apóyate en ellas, comprende, comparte y ayuda también al de al lado. Al final estamos todos aquí por lo mismo, intentar ser felices con lo que la vida nos va dejando.

Y tú, ¿cuál ha sido tu gran reto? ¿Cómo has trabajado para conseguir algo que te cuesta mucho esfuerzo?

Y recuerda…. Sonríe, porque sobran motivos.

Marta

Deja un comentario. Al hacerlo, estás aceptando la política de privacidad de la web.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: