El sexo después de ser padres

¡Buenos días! Hoy empezamos una nueva sección en el blog, en la que vamos a hablar de algo tan natural (pero tan poco comentado) como es la sexualidad y todos los aspectos relacionados con ella.

Os pedí en Instagram que me hicierais preguntas relacionadas sobre temas que os gustaría tratar, ya que al final lo que de verdad os preocupa es lo que me gustaría hablar. Y vamos a empezar con una duda generalizada, ¿cómo es el sexo después de ser padres?

Antes de nada, me gustaría resaltar la importancia que tiene, para mí, la buena sexualidad en una pareja. No sólo por el sexo en sí, sino por mantener ese hueco de pareja separado de la ma/paternidad, para conservar a la vez el cariño, el amor, el deseo y la relación en todos los aspectos.

Pérdida de deseo sexual.

Para empezar muchas mujeres afirman (entre ellas muchas de las que me habéis comentado), el haber perdido el deseo sexual después de tener hijos. Por un lado, tenemos la explicación de los cambios fisiológicos, hormonas y la lactancia materna. Podríamos decir que, en ese aspecto, “el cuerpo no responde”.

También influye, como en todo, la parte emocional. El cambio que provoca la llegada de una nueva persona a casa, que te necesita 24 horas cada día, que depende de ti, y que te agota y te consume en todos los sentidos. 

En un principio, la disminución del deseo sexual sería totalmente normal.

¿Cómo podemos recuperarlo?

Pero siempre podemos poner de nuestra parte. Siempre podemos aportar nuestro granito de arena para intentar resolver esos problemas que se nos presentan. Os quiero dar algunos consejos que a mí me han funcionado y que han funcionado a parejas con las que he hablado y compartido miedos y dudas sobre el tema.

  • Hablar mucho. De todo. Mantener la comunicación con tu pareja te mantendrá unido a ella. Sobre el trabajo, sobre la casa, sobre las relaciones, amistades, familiares… Y sí, sobre SEXO. ¿Por qué hay gente que le cuesta hablar de sexo? Cuéntale a tu pareja cómo te sientes, qué sientes. Qué ha cambiado, qué te falta, qué te gustaría para que ese deseo aumentase. 

Muchas mujeres sufren cambios en los gustos sexuales tras el parto. Igual ya no te excita la estimulación de los pezones después de dar el pecho. Igual hay caricias que te apetecen o no, más que antes. O posturas más o menos incómodas según la época (embarazo, postparto, etc). Háblalo con tu pareja. Además, hablar de sexo suele aumentar las ganas de practicarlo, ¿a qué esperas para sacar el tema a menudo?

  • Estímulos externos. A veces estamos tan preocupados por los hijos, tan centrados en su crianza, en sus problemas, en todo lo que hay que hacer, que cuando nos ponemos al lío, las ganas brillan por su ausencia. Puede ser que durante un tiempo, necesites una ayuda externa. 

El sexo no empieza con la penetración, comienza antes de meterse en la cama. El sexo es mucho más. Cuida los detalles afectivos durante todo el día. Besos cuando no vengan a cuento, caricias, palabras subidas de tono. Recuérdale lo mucho que te gusta su cara, su cuerpo, su forma de hacértelo. Aunque no acabe en sexo, es otra forma de cuidar la vida sexual de la pareja. 

En este post, además, os traigo una colaboración con una marca de juguetitos eróticos que creo que os va a encantar tanto como a mí: Platanomelón. Su filosofía se basa en defender la sexualidad femenina, en darle la importancia que tiene al placer del hombre, mujer y la pareja, de ayudarnos a volver a jugar y de darnos mil ideas y facilidades para hacerlo. 

IMG_9491

Me encantó una frase suya: “El sexo es como todo lo realmente importante en la vida: requiere de su tiempo y dedicación”.

Y navegando por la web encontré este kit súper noche para parejas, que me pareció una maravilla para completar este post. Esta es una ayuda externa de la que os hablaba, cosas diferentes que os ayuden a empezar (que a veces es lo más complicado).

En él se incluyen diversos juguetes que podéis utilizar para renovar el deseo. Ya sabéis que soy fan de rutinas, pero en el sexo, es necesario salir de ellas. Además, lo que más me ha gustado, se incluye un librito de la especialista de la web, con ideas, links para la web y las instrucciones y explicaciones de cada uno de los juguetes que se pueden encontrar en la caja.  

Captura de pantalla 2018-10-21 a las 17.15.14

Juguete para él y para ella. Un vibrador especial para alcanzar el punto G y un huevo masturbador. Jugar en pareja es una de las cosas que tenemos que recuperar, cosas diferentes que nos den ese plus de excitación. Algo muy guay, las pilas vienen incluidas para que no tengas que preocuparte.

Una crema que aumenta la potencia de las erecciones y el placer en la mujer y un lubricante a base de agua (el más indicado, por cierto, para las mujeres embarazadas).

Y por último, para que conserves y guardes la higiene necesaria que no se nos debe olvidar, un gel limpiador de juguetes. ¡Lo tiene todo!

IMG_9500

  • Preliminares. Excítate y excítale con los preliminares. Si ya habéis hablado de sexo, sabrás que le gusta más o que le apetece en ese momento. Aprovéchalo y hazlo. Ver a la otra persona excitada, aumenta tu deseo sexual. 
  • Ideas, webs, inspiraciones y juegos. Igual que con todo, buscad ideas. Podéis ver alguna película juntos (siempre hablando antes y si os apetece a ambos), jugar algún juego de rol, buscar posturas nuevas, lugares diferentes a la cama para practicarlo… ¡Inspírate y disrfuta!

El cansancio y el tiempo.

Uno de nuestros principales enemigos, a parte de la pérdida de apetito sexual, suele ser el cansancio. Las noches sin dormir, o durmiendo mal, los días eternos de tareas, las horas dedicadas a los hijos, al trabajo, a la casa… ¿Qué podemos hacer? 

Primero, lo mismo que para recuperar el apetito sexual. Hablar, cuidar los detalles sexuales, preliminares y la importancia que tiene.

Para intentar reducir el cansancio, repartir bien las tareas y responsabilidades. Tanto de la casa, como de los niños. Hoy tú, mañana yo y ninguno llega al límite. Tener un espacio de cuidado personal cada uno de los miembros de la pareja es importante: deporte, hobbies, cuidados personales…

Y, mi consejo personal, luchad cinco minutos contra él. Cuando empecéis, igual no tienes las ganas que necesitas. Pero si jugáis y os entregáis, a los cinco minutos el cansancio ha desaparecido y solo están las ganas de estar con tu pareja.

adult-1867428_1920

En cuanto al tiempo, hay que modificar rutinas y eliminar lo que igual habíais concebido anteriormente como “el momento del sexo”. Quizá la noche no sea siempre la mejor ocasión. No mires la hora, el lugar o el tiempo. Los bebés (y a veces hasta pasados los primeros años), suelen dormir siestas durante el día. Si ambos estáis en casa, cualquier momento es bueno.

Quizá se ha ido con los abuelos a pasear, o si es más mayor o son más mayores, están en alguna extraescolar. Siempre es buen momento si se tienen ganas e intención. Busca cada día el momento en que mejor os encontréis y, si algún día no podéis terminar, no pasa nada. Todo cuenta para cuidar la relación sexual con tu pareja.

En cuanto al lugar, haré un post específico sobre sexo y colecho, ya que me habéis preguntado mucho y podemos adentrarnos más en el tema. 

Haz del sexo, una prioridad.

No nos dejemos en último lugar. La familia, la casa y el trabajo son prioridades, pero el sexo también debe serlo (si así lo decidís entre ambos). Si lo dejamos siempre para el día en que tenemos: el tiempo suficiente, el sitio ideal y las ganas en pleno apogeo, no mantendremos relaciones casi nunca.

feet-224680_1920

La vida en pareja sin hijos es mucho más sencilla para la sexualidad, y quizá estamos tan  acostumbrados a ella que el golpe de pasar a ser padres también, es demasiado duro. Los cambios son muchos, físicos y emocionales, y tenemos que adaptarnos.

Date tiempo y no te presiones. Tantos cambios no son fáciles de aceptar y no es tan fácil adaptarse a ellos de la noche a la mañana. Seguid hablando y seguid dandole importancia a las cosas que siempre la hayan tenido para vosotros.

Y acepta las épocas de la ma/paternidad.

Después de todo esto, no nos engañemos. Esto va por épocas. Habrá temporadas y rachas en las que la sexualidad de la pareja vaya viento en popa y épocas en las que escasea mucho y necesites esas ayudas extra (¡gracias Platanomelón!). No pasa nada. Mientras la pareja hable de ello, ambos estén bien y cuidemos todos los demás aspectos, las buenas rachas volverán.

Decidme, ¿qué hacéis vosotros para cuidar la sexualidad con tu pareja? ¿Hay algún consejo más que darías a los padres que están empezando en esta etapa?

Sonríe, el sexo es natural y maravilloso si se vive bien.

Deja un comentario. Al hacerlo, estás aceptando la política de privacidad de la web.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: