Cuidado del suelo pélvico: antes, durante y después del embarazo

¡Buenos días! Este es el tercer post sobre sexualidad del blog, los otros os han ido gustando mucho así que el año que viene intentaré mantener la rutina de un post al mes sobre el tema. Puedes ver el del sexo después de ser padres y el de sexualidad femenina.

Hoy voy a hablaros de algo que descubrí durante mi primer embarazo y de lo que nadie me había hablado nunca: mi suelo pélvico.

¿Qué es el suelo pélvico? ¿Quién tiene que trabajarlo?

Pues bien, el suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que se encuentran en la base de la pelvis. Y sí, lo tenemos todos, hombres y mujeres. Sin embargo, el suelo pélvico de las mujeres “sufre” mucho a lo largo de la vida, sobre todo por las situaciones de embarazo y parto. 

Lo ideal sería trabajar este la musculatura pélvica como un músculo más del cuerpo, a lo largo de nuestra vida. Pero muchas veces, como me pasó a mí, no tenemos conciencia de ello hasta que llegamos al embarazo. Pero más vale tarde que nunca, ¿no?

Un suelo pélvico debilitado puede provocar pérdidas de orina (leve o abundante), prolapsos (caída de órganos intraabdominales), dolor lumbar y disfunciones sexuales. Fortalecer esta zona nos ayudará a tener mejor embarazo, parto, postparto y una mejor y a mejorar nuestra calidad de vida sexual.

Si queréis saber más sobre el suelo pélvico, os aconsejo este episodio del podcast de Buenos días Madresfera.

 Cómo podemos trabajar el suelo pélvico

Bolas chinas: antes y después del embarazo

Antes del embarazo, podemos empezar a fortalecer el suelo pélvico con las famosas bolas chinas o también conocidas como ben wa o bolas de geisha. ¿Las habéis probado? Son bolas con distintos tamaños y distintos pesos que incluyen en su interior una pequeña bolita que, al vibrar por el movimiento, hacen que las paredes vaginales se contraigan y se ejerciten.

Captura de pantalla 2018-11-29 a las 13.00.50

Puedes llevarlas mientras haces las tareas de casa, sales a dar un pequeño paseo o mientras te duchas, pero nunca cuando hagas ejercicios de mucha intensidad. Puedes empezar usándolas entre 5 y 15 minutos al día y aumentar el tiempo progresivamente.

La elección del tamaño y el peso de las mismas dependerá de tu situación personal, así que mejor que consultes con alguien profesional para no dañar tus músculos.

Yo tengo estas, de la web que ya os he mostrado antes, Platanomelón. Lo bueno es que en su web, como ya os dije, tienen profesionales a vuestra disposición para responder todas vuestras dudas, así que podéis contarle vuestra situación y ellas os aconsejaran cuáles son las más indicadas.

Captura de pantalla 2018-11-29 a las 13.00.22

En mi caso, elegí Ada Trío, que te permiten ir trabajando los órganos pélvicos de forma gradual. La bola china Ada Uno (de una bola) es perfecta para después de dar a luz. Después, con las Ada (2 bolas) iremos aumentando la intensidad del trabajo y fortaleciendo de manera saludable el suelo pélvico.

Además, al tratarse de una zona muy sensible es muy importante tener en cuenta el material del que están fabricadas, a poder ser de silicona médica hipoalergénica. 

 Cuándo NO utilizar bolas chinas

Es importante que sepas que, a pesar de sus múltiples beneficios como prevenir la incontinencia urinaria, hay algunos momentos de la vida en los que no está recomendado el uso de bolas chinas.

  Durante el embarazo no se aconseja su uso. Céntrate en los ejercicios Kegel.

  En la cuarentena. La musculatura está inflamada y debilitada por el trabajo de parto, mejor dejar pasar varias semanas hasta comenzar a ejercitarla de nuevo.

  Si sientes dolor. Puede que haya algún problema, así que lo mejor es que lo consultes con tu ginecólogo.

  Si tienes infección vaginal o urinaria.

  Tras una cirugía. Infórmate cuándo es el momento de volver a ellas.

Ejercicios de Kegel, no los olvides.

Este tipo de ejercicios es el que mejor trabaja el suelo pélvico. Deberíamos hacerlo de manera habitual, pero serán muy importantes durante el embarazo para preparar nuestro cuerpo para el momento del parto. Son una serie de ejercicios muy sencillos de contracción y relajación de los músculos que nos ayudarán a tomar conciencia de ellos y a fortalecerlos.

pregnant-2021797_1920

Os dejo un vídeo de las chicas de Platanomelón donde explican de forma super sencilla cómo podéis hacer estos ejercicios. Con un “mantenimiento” de nuestra salud sexual correcto, podemos prevenir muchos problemas en el futuro y, además, mejorar nuestras relaciones sexuales.

Revisa tu suelo pélvico

Sí, también hay profesionales para ello. Si has dado a luz hace poco, tienes algún problema de los citados anteriormente o crees que puede que algo no vaya como debe ir, visita a un fisioterapeuta especialista a partir de la sexta semana de la llegada del bebé.

Ellos te harán una exhaustiva entrevista sobre el proceso de embarazo y parto, posibles efectos que hayas notado y una valoración física. Asimismo, ellos serán los que te digan cuál es tu plan para recuperar su buena forma y tono.

Como digo, siempre en manos de profesionales.

Y tú, ¿has revisado alguna vez el estado de tu suelo pélvico? ¿Lo has trabajado a lo largo de la vida? Creo que falta mucha educación en este tema, pero está en tus manos cambiarlo.

Sonríe, la vida con salud se vive mejor.

Marta

Deja un comentario. Al hacerlo, estás aceptando la política de privacidad de la web.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Una idea sobre “Cuidado del suelo pélvico: antes, durante y después del embarazo”

A %d blogueros les gusta esto: