Batch cooking: ventajas e inconvenientes

¡Buenos días! Hoy os traigo el post con mi experiencia este último mes haciendo al 100% la técnica del Batch Cooking o, lo que mi gran amiga de Cachito a cachito diría: “hacer tuppers para la semana de toda la vida”.

¿Qué es el Batch Cooking?

Se trata de una técnica que consiste en planificar el menú de la semana con antelación y cocinar casi todas las preparaciones en un mismo momento, conservando cada cosa de una manera determinada para garantizar su conservación.

De esta forma, entre semana sólo tendrás que juntar algunas preparaciones, calentar y servir. Ahorras tiempo en tu día a día empleando algo más de tiempo y atención una vez en semana.

food-1022674_1920

Ventajas que he encontrado

  • El tiempo de cocinar entre semana, es nulo. Para mí esto es una maravilla. Entre semana no paso nada de tiempo en la cocina, ¡nada! Lo que me da más tiempo para estar con Sofía, hacer cosas de la casa o simplemente salir a pasear hasta el último momento.
  • Ahorro en la cocina. Aprovechas para cocinar todo de una vez, por lo que cuando la vitrocerámica está encendida y caliente, el calor se va aprovechando de una preparación a otra. A veces gastamos más dinero en el tiempo que tarda en calentar que en el de cocinado. Y si usas la misma olla para cocer, por ejemplo, primero pasta y luego arroz, también está caliente y tarda menos. Además, si haces preparaciones de horno, las puedes meter todas de golpe, en vez de ponerlas varias veces en semana.
  • Ahorro del lavavajillas. Este no me lo esperaba. Lo cierto es que, como todas las ollas, sartenes, etc las utilizas para la preparación, entre semana no pongo el lavavajillas a diario como antes. Lo podemos poner cada dos días.
  • Elección de comida saludable. Cuando entre semana llego tarde a la hora de la comida, la elección de comida sana se hace muy complicada. Comiendo, cenando, siempre es más fácil hacer algo poco saludable. Si tienes todas las comidas preparadas y sanas, no hay más. ¡Es una maravilla para cuidarte!
  • No compras de más. Ni tiras comida por no usarla. Como tienes organizada cada comida, compras lo justo y necesario. Ni más, ni menos. Supone un ahorro y un gesto ecológico y humano muy grande.
  • Puedes preparar recetas más innovadoras. Al no tener que preparar la comida en 10 minutos a diario, puedes probar a cocinar cosas que normalmente descartas. Así tampoco os aburrís y ¡todos contentos!

ingredients-498199_1920

Inconvenientes

  • Tienes que tener el menú preparado y la compra hecha. Tienes que saber cuándo puedes dedicarle las horas al cocinado porque ya tienes que tener preparado tanto el menú, las recetas y los ingredientes en casa. La organización es necesaria sí o sí. Además, debes saber qué comer cada día exactamente porque no todas las preparaciones aguantan el mismo tiempo en buen estado.
  • Pierdes dos horas o algo más de golpe. De hecho, empecé haciéndolo los domingos, pero lo cambié al lunes. Si puedo, por la mañana que no tengo a Sofía y si no, por la tarde. Pero el domingo perder más de dos horas seguidas en la cocina me daba la sensación de no “aprovechar” un día que es para descansar y estar en familia.
  • Conservación de la comida. Es fundamental investigar mucho y conocer qué puedes conservar y cómo. Hay que tener mucho cuidado para que no se produzca ninguna posibilidad de intoxicación alimenticia por una mala conservación.
  • Imprevistos. Si hay algún imprevisto que nos haga comer o cenar fuera de casa (una invitación de última hora, un plan que no contábamos con él…) la comida puede echarse a perder. Al estar todo tan planificado, también está más encorsetado. En estos casos yo pongo la comida a congelar y listo, pero debes estar atento.

cooking-1013455_1920.jpg

Consejos para hacer Batch Cooking

  • Prepara el menú teniendo en cuenta la variedad de alimentos que debemos consumir (os dejé en este post algunos consejos) y el tiempo de conservación de cada uno de ellos.
  • Con una misma base (arroz o pasta, por ejemplo) puedes preparar dos comidas. Igual con una misma salsa o acompañamiento (pisto, verduras salteadas…).
  • Invierte en buenos recipientes para guardar la comida. Lo mejor son los herméticos de cristal o incluso las máquinas de conservación al vacío.
  • Si te salen raciones de más, congela y tendrás para las siguientes semanas. Puedes hacerlo planificado y así congelar cremas, caldos, pistos…
  • Ten en cuenta los snacks y prepara algunos diferentes cada semana: barritas energéticas, bolas de dátiles, bizcochos saludables, humus…
  • Aprovecha el horno y llénalo bien de diferentes preparaciones: verduras, patatas, bizcochos…
  • Aprovecha siempre el caldo de hervir verduras para hacer sopa.

bread-2178874_1920.jpg

Y si tienes alguna duda, ponte en contacto conmigo a través del mail contacto@martarivasrius.com . ¡Estaré encantada de ayudarte en todo lo que pueda!

Sonríe, podemos hacernos la vida más sana y fácil.

Marta

Deja un comentario. Al hacerlo, estás aceptando la política de privacidad de la web.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: